Solamente con cita previa

Solamente con cita previa

A partir de ahora, pedir cita previa será una constante en nuestras vidas. Hasta no hace mucho sólo estábamos acostumbrados a hacerlo en nuestras interacciones con los profesionales liberales, con los consultorios médicos o para ir a disfrutar en las mesas de los restaurantes de renombre. Cómo ha cambiado todo!

Por eso sorprende ver a veces colas en la calle frente aquellos lugares a los que antes de la pandemia se podía ir sin pedir cita. Hablamos de la atención al público de servicios como Tràmits o la CASS (Seguridad Social). Pese a indicarlo en todas partes, todavía hay personas que se plantan en la puerta de un edificio administrativo sin cita previa. Algunos, pocos, cuando les explican que tendrán que esperar, montan un escándalo diciendo que por qué tienen que pedir cita previa, tratándose de un servicio público, y que yo le pago el sueldo, y tal y tal. Paciencia!

La cita previa dicen que tiene más ventajas que inconvenientes. Por ejemplo, que hace que los ciudadanos sean más ordenados. Ahora se deben prever los trámites, organizarse la agenda y ser metódico en todo lo que se hace. Quizá dentro de un tiempo, la ordenación será un valor al alza en nuestra sociedad. Además, el hecho de tener una cita previa da la certeza de ser atendido en un tiempo razonable, tanto a particulares como a empresas. Lo cual debería aumentar la productividad y la eficiencia, tanto del ciudadano como de la administración.

La gestión de los datos ciudadanos

Ahora bien, no hay que olvidar la importancia que tienen los datos recogidos durante todo el proceso. A medida que se van acumulando, estos datos deberían permitir planificar en detalle los recursos humanos y materiales necesarios para mejorar la atención al público. Además, teniendo en cuenta que pedir cita implica ceder unos datos personales -nombre, teléfono y correo electrónico-, que son una valiosa fuente de información, debería servir para acelerar el paso hacia la administración digital. Sobre todo, para reducir a la mínima expresión la necesidad de solicitar un trámite de forma presencial. Vista la dinámica económica y social de la nueva era de la información, comienza a ser un anacronismo que hacer ciertos trámites en persona.

Por ello, es necesario regular el sistema de cita previa para evitar algunas de las disfunciones detectadas. Por ejemplo, si entre la solicitud y la recogida de la carta amarilla (permiso de circulación) de un vehículo se debe esperar una semana, el ciudadano no podrá conducir fuera de Andorra sin arriesgarse a recibir una multa de tráfico. Sería mejor, pues, establecer una ventanilla única donde poder recoger los papeles una vez tramitados. Sin cita previa, claro.

Esta es la versión en castellano del articulo original publicado en el Diari d’Andorra

Sin miedo

Entramos en una época en que la ausencia de miedo será un indicador del buen funcionamiento de las sociedades. Una sociedad sin miedo es síntoma de que las instituciones hacen bien las cosas. Que la cosa funciona. Que la gente puede contar con un futuro próspero sin amenazas reales.

En todo caso, el miedo fue lo primero que se manifestó tras el estallido de la pandemia. A consecuencia del confinamiento, del paro, las dificultades de abastecimiento de alimentos así como de otros aprovisionamientos, el miedo estuvo presente en nuestras vidas diariamente. Al igual que la soledad, el aislamiento, el cambio de hábitos y la constante incertidumbre. Para combatir tanto miedo primero se apeló a la solidaridad, en forma de cánticos en el balcón, para, a reglón seguido, con afirmaciones generalizadas que de esta crisis saldríamos siendo mejores personas.

Alguien lo recuerda hoy? ¿Quién es capaz de cerrar los ojos y recordar aquellos días en que nuestras calles olían a bosque? O aquel silencio ensordecedor de los mediodías urbanos? Quien tiene presente, ahora, el aire respirable y limpio que recorría los bulevares de las grandes ciudades? Quien rememora la visión de animales salvajes caminando, sin miedo, por las calles de los humanos?

Pasando página, tal como se predijo, los mercados han hecho lo imposible para lavarnos el cerebro. Nos han convencido de que aquello fue un sueño, un espejismo, una utopía. En definitiva, que fue un error del sistema que nunca se debería haber producido. Porque mostró las vergüenzas del mundo que nos rodea. Fue una especie de striptease en el que, una vez cae la primera pieza de ropa, nada se para hasta el desnudo completo. Este dejó al descubierto una fisonomía social e institucional más bien insalubre. Una civilización enloquecida por el afán del beneficio a corto plazo.

Si no, como se explica el mercadeo de material sanitario de los primeros meses? O la paralización actual de las cadenas de distribución de materiales esenciales para la industria? Qué decir del sistema de financiación de las vacunas, en el que los costes fueron públicos y los beneficios son privados?

A pesar de que haya cosas que ya no se puedan remediar, siempre se estará a tiempo de rectificar. De tomar decisiones valientes para que las cosas esenciales, como las vacunas, salgan a precio de coste. A la postre, todo lo que es público, como la energía de nuestros hogares, las telecomunicaciones y las infraestructuras de movilidad, debería salirnos a precio de coste. Debemos ser capaces de imaginar y enderezar una sociedad donde lo que es imprescindible sea público y nos cueste cero. Sin miedo. Sin provecho.

DR

Esta es la versión en castellano del articulo original publicado en el Diari d’Andorra

El perill és el virus, no la vacuna

Sembla que ja li tenim el peu al coll, al virus de la Covid. El constant augment dels inscrits al registre per vacunar-se és una bona notícia. Cal convidar a fer-ho a tots aquells que encara tenen dubtes sobre si vacunar-se o no. Primer, s’han d’escoltar les seves pors, abans de carregar-se de raons per convèncer-los. Ara bé, sempre quedaran aquells als quals ni les evidències, ni les raons, ni les proves més empíriques els faran canviar d’opinió. Potser perquè als humans ens agrada donar-nos la raó. Sovint, quan ens hem format una opinió, preferim cercar incansablement aquella falla que ens reafirmi el que pensem per tal d’evitar canviar de parer. Per exemple, aferrar-se que la vacuna d’AstraZeneca implica 1 possibilitat entre 1,7 milions de tenir una trombosi. ¿Què són onze trombosis entre 17 milions de vacunats? Amb aquest ínfim percentatge els antivacunes ja en tenen prou per dir que la vacuna és un perill. En realitat el perill és el virus, no la vacuna. Amb ells no val la pena entrar en un debat mèdic. Però sí que es pot conversar sobre el que representen altres possibilitats de patir un accident en el transcurs de les nostres vides. Per exemple, que és igual de probable que t’afecti la caiguda d’un meteorit. Sobre aquests incidents, que també són rars, una investigació universitària estatunidenca del 2014 va concloure que la probabilitat de morir per l’impacte d’un meteorit, asteroide o cometa és d’1 entre 1,6 milions. Aquesta dada és comparable a altres probabilitats: 1 entre 90 de morir en un accident automobilístic, 1 entre 250 de morir en un incendi, 1 entre 300.000 que et fulmini un llamp o 1 entre 8 milions que et mati un tauró. Hi ha altres coses quotidianes que també tenen una probabilitat molt baixa. Per exemple, que et toqui la loteria nacional espanyola. En el sorteig setmanal la probabilitat és d’1 entre 600.000 i en la de Nadal d’1 entre 100.000. La de la Quiniela és d’1 entre 5 milions. No pas per això deixem de jugar als jocs d’atzar ni de passejar per la muntanya, esquiar o anar en cotxe amunt i avall. Com ens recorda el National Geographic, la por que sentim els humans a patir l’atac d’una ossa és més gran que el risc real de resultar ferits o de morir. Això fa riure molt, perquè en la vida real és més probable que et mati una abella que una ossa.

Sentir-se lliure per saltar-se les normes

Part of a series of concept photos I took during lockdown using drawing mannequins. Violence between humans.

Cada dia els mitjans d’informació ens mostren exemples d’agressions entre menors i adults, fills i pares, ciutadans i agents de l’autoritat. I viceversa. S’ha arribat al punt de traspassar la línia que ens separa de la convivència en harmonia a la violència. Ja no es respecten les normes bàsiques per poder viure en pau. Tot i que en democràcia la línia que separa l’ordre de l’anarquia és molt fina, el seu gruix només depèn del respecte que es tingui al rol de l’autoritat a les nostres vides. Un respecte que s’aprèn durant la infància. Que s’inculca des de ben petits dins la família, respectant els pares i les mares, a l’escola, mostrant el degut respecte als educadors, al carrer, respectant els veïns i veïnes amb qui es conviu. I així, amb tot i tothom. Potser estem patint la conseqüència d’una educació que va erradicar el sentiment de frustració en la canalla. Qui sap si aquests comportaments són el fruit de la societat de consum, en què ha triomfat la idea que estimar els fills és donar-los tot el que demanen. En cas de ser així, seria convenient convèncer-nos que estimar-los és donar-los només el que realment necessiten i privar-los de tot el que els perjudica. Però, què es pot esperar d’una societat en què sembla que no hi hagi temps ni per parlar amb els més petits? I que el sentiment de culpa que això genera s’apaivaga a base de regals i concessions perquè ens deixin tranquils. Per a tota una generació d’infants, ara ja adults, els és difícil acceptar que havent pogut satisfer sempre els seus desitjos, ara hagin de canviar la seva forma de ser, de viure i de conviure. Per a una part d’aquesta generació, respectar les normes no és d’intel·ligents, sinó d’estúpids. Defensen la llibertat a ultrança, en el sentit de poder fer el que els rota. Aquesta tergiversació del significat de llibertat es troba cada cop més tant en campanyes electorals com en reivindicacions al voltant de la pandèmia, de la religió, de la cultura i de la ciència. Perquè, per a tota aquesta gent, la llibertat vol dir sentir-se lliure per saltar-se les normes. En definitiva, aquells que reclamen la llibertat per a tothom, en realitat, estan pensant en la seva pròpia felicitat, la que sentien quan eren uns infants consentits.

Ser d’aquí o viure aquí

Ara fa uns quants anys, en crear-se les cases de pagès –establiments d’agroturisme– a Catalunya, sorprenia veure quines eren les condicions requerides per la Generalitat per obrir-ne una. Es demanava a la família pagesa que les dotessin de més comoditats que les que ells mateixos tenien. Calia posar calefacció a les habitacions, fer cambres de bany, etc. En un principi la seva finalitat era que els turistes poguessin conèixer les tasques i activitats pròpies d’una explotació agrària. Alhora, havien d’aportar als propietaris uns recursos econòmics extra. A més, per obrir un establiment d’agroturisme calia ser pagès professional i obtenir rendes agràries, ramaderes o forestals. En l’actualitat, qualsevol urbanita pot adquirir una masia pirinenca i oferir serveis d’allotjament i restauració “de pagès”. I no passa res. Els pagesos de tota la vida veuen com es van obrint establiments amb totes les comoditats urbanes que ofereixen una pseudorealitat camperola. Això els priva d’uns ingressos extres que els permetrien garantir el manteniment de les seves activitats agràries i ramaderes tradicionals. Per això, el camp es va buidant i el medi natural en pateix les conseqüències. Estem contemplant, impassibles, com el món rural esdevé un apèndix més dels parcs d’aventura. Constatem l’avenç d’una natura maquillada pel gaudir dels visitants provinents d’entorns urbans. Ens preguntem on queda la realitat, la rusticitat, l’entorn feréstec on practicar l’observació amb deteniment del món que ens envolta. Sobre això, en Jordi Palau, en el seu llibre sobre asalvatjar espais naturals erms, apunta al retorn de la humilitat en els humans, a prendre consciència que conviuen en un mateix espai amb grans predadors com l’ossa i el llop, animals no domesticats, molt més forts que ells. Podria ser, doncs, que tanta artificialitat en les nostres vides –cases de pagès sense fred, muntanyes sense predadors, realitat virtual– fossin una de les causes de la pèrdua d’identitat andorrana, així com del desistiment de portar les regnes del nostre destí comunitari? Som, la gent d’Andorra, els nous pagesos que, cercant noves fonts d’ingressos, ens veiem abocats a donar més comoditats als nous residents que als ja establerts? Els habitants d’Andorra som d’aquí o tan sols vivim aquí? Tres preguntes les respostes de les quals, per anar bé, hauríem de començar a compartir.

El Linux de les vacunes

Des del passat mes de maig, la Universitat finlandesa de Hèlsinki tenia a punt una vacuna sense patent per a la Covid-19. És un senzill esprai nasal, de fàcil distribució i aplicació. Això hauria permès a països de tot el món vacunar les seves poblacions ràpidament i a un cost molt baix. Malauradament, en comptes de donar una subvenció de 50 milions per poder efectuar els assaigs de la fase 3 (Moderna en va rebre 2.500 dels EUA), el govern de Finlàndia es va posar del costat de la gran indústria farmacèutica, l’anomenada Big Farma. Això demostra que el model de finançament basat en patents anteposa els beneficis econòmics a la salut pública.

És un exemple més de la deriva mercantilista dels governs. En comptes d’explorar el potencial d’una investigació exempta de propietat intel·lectual, s’estimen més donar suport a les grans companyies privades, siguin del sector que siguin. Per molt que s’omplin la boca de paraules buides, els nostres governants no creuen en el potencial del bé comú, ni en temes de salut pública ni en els tecnològics, digitals, energètics o educatius.
Per capgirar aquesta tendència farien falta molts governs convençuts dels beneficis de la res publica. Aquesta expressió llatina vincula els conceptes actuals de sector públic i Estat amb el concepte tradicional de bé comú.

Però, en comptes d’anar endavant, anem endarrere. Per exemple, veient l’àmplia negativa dels estats a promoure i fer servir el programari informàtic lliure de llicències, com el Linux finlandès, o constatant la seva inoperància per regular les grans companyies digitals, les que mercantilitzen les nostres dades, en comptes de recopilar-les i fer-les servir, degudament fraccionades i anonimitzades, per tal de prendre decisions objectives basades en dades reals i no en intuïcions subjectives.

És en aquest camp, i no als carrers, on els polítics en responsabilitat han de demostrar la voluntat de legislar a favor del bé comú. Estudiant i proposant mesures legislatives que regulin l’ànim de lucre en l’àmbit de les patents, de la propietat intel·lectual, de la biopirateria, dels paradisos fiscals, de la sobirania alimentària, de les comunicacions i de l’energia. Sectors estratègics que, si fossin contemplats com a res pública, millorarien les nostres vides notablement. Com ho hauria fet una vacuna lliure de patents.

¡Ay, las mujeres!

Hoy se celebra el Día Internacional de las Mujeres; una celebración sumergida en medio de la pandemia del Covid-19. Esta epidemia ha puesto de relieve la facilidad con la que se han rasgado las costuras del actual sistema social y económico. Un sistema que había sido erosionada y debilitado a través de las constantes desregularizaciones implantadas por las políticas neoliberales estatales des de hace ya muchos años. También ha contribuido al deterioro la globalización, con la creación de un sistema productivo totalmente insolidario.

Además, la pandemia ha hecho aflorar las graves discriminaciones que todavía afectan a las mujeres. Según los datos recogidos el año pasado en Cataluña, durante el confinamiento domiciliario estricto, el 60% de las mujeres se ocuparon total o parcialmente de las tareas domésticas; además, fueron ellas las que estuvieron presentes mayoritariamente, y de forma permanente, en los trabajos de primera línea: 64% en venta de productos básicos, 86% en personal de limpieza, 80% en personal de servicios sociales, 84% en personal de residencias para personas mayores y 70% en personal sanitario y farmacéutico. Trabajos que ahora ha quedado patente que son esenciales, a pesar de estar muy mal retribuidos.

No parece, pues, que los hábitos patriarcales en la distribución de los usos del tiempo en cuanto a la corresponsabilidad hayan sido modificados por el confinamiento, aunque con el incremento de la convivencia de hombres y mujeres en los hogares durante ese periodo debería haber habido mayor facilidad para ello. Poco ha cambiado, pues, de lo que ya era habitual. Limpiar y cuidar del hogar, de las personas dependientes, de los niños o de las personas mayores han seguido siendo, mayoritariamente, trabajo de las mujeres. Lo cual les impide acceder a un trabajo remunerado, a desarrollar una carrera profesional y, evidentemente, a disfrutar de un tiempo de ocio restaurador. Todo lo contrario de lo ocurrido con los hombres no cooperadores, que, a pesar de estar en situación de paro sobrevenido, han dispuesto, ociosamente, de más tiempo libre que las mujeres.

Hay que insistir, pues, para que esta crisis no suponga un paso atrás en los avances sociales alcanzados hasta ahora. Durante este año, y los que vendrán, hay que denunciar esta realidad para así avanzar en una cultura de pacto, hasta conseguir una corresponsabilidad efectiva. Por ello, debemos avanzar de manera conjunta hacia la igualdad efectiva de mujeres y hombres, con equidad.

DR

Esta es la versión en castellano del articulo original en catalán publicado en el Diari d’Andorra

Parece mentira

Hace cinco años, en esta misma columna, se podía leer que Naturlandia, tal como estaba planteada, se había visto que no era viable; ni socialmente, ni económicamente, ni medioambientalmente. Y que ya entonces una de las principales preocupaciones, más allá de la precaria situación de la plantilla de trabajadores del parque, era el futuro que les esperaba a los animales allí encerrados, los que desde sus jaulas contemplaban a los visitantes humanos. A esos animales, que también eran víctimas de la mala gestión política de los ediles, no los defendía nadie por la falta de herramientas legales, dada la falta de legislación animalista. También se recordaba en este espacio, ahora hace un lustro, que en Andorra no existía una organización protectora de animales con el suficiente músculo económico para poder hacerse cargo de los animales, en el caso de un cierre repentino del parque de animales. También se preveía que, de venir mal dadas, los animales serían enviados al otro lado de la frontera, como se hace con los extranjeros cuando salen de la cárcel. Dicho y hecho.

El cierre del parque de animales de Naturlandia pronto será una realidad. Los predadores y herbívoros que lo habitan serán enviados a otros parques de animales. Algunos a un santuario, donde es previsible que tengan una vida menos triste que aquellos que vuelvan al circuito de la explotación turística. La pregunta a hacerse es: alguien del parque los acompañará para asegurarse de que su destino es lo pactado? Sería muy triste, y una oportunidad perdida, no poder demostrar, con pruebas gráficas, que estos animales serán bien acogidos en su nueva casa. Y que disfrutarán de unas instalaciones en condiciones adecuadas.

Se sabe que los animales nos generan emociones, y, por tanto, recuerdos. No sólo a las lauredianas y a los lauredianos. También a los miles de visitantes del parque. Sería conveniente, pues, que Naturlandia hiciera un esfuerzo para informar de este traslado. Que no despidiera a los animales como si se tratase de un despido laboral causal; al contrario, aquellas bestias se merecen un reconocimiento por haber sido encerradas, algunas tiroteadas y otras abandonadas a su suerte.

Lo que no puede ser es que Naturlandia se limite a cerrar un trato con quien se haga cargo de los animales, y luego se desentienda. Como aquel que vende un mueble o un coche. Los osos, los lobos y los linces son seres vivos que sienten, al igual que nosotros. Son seres conscientes, lo que significa que tienen sentimientos. Experimentan emociones, miedo, dolor y placer. Sería inhumano, pues, que Naturlandia no hiciera un seguimiento de sus animales, para asegurarse de que allí donde vayan sean bien tratados. Y, evidentemente, que nos mantuviesen informados.

Esta es la versión en castellano del articulo original en catalán publicado en el Diari d’Andorra

Ley contra el maltrato animal

En Francia, el Gobierno ha aprovechado la aprobación de la Ley contra el maltrato animal para instaurar un certificado de sensibilización para los futuros propietarios de animales. Su objetivo es recordarles las obligaciones de su cuidado, de la vacunación y los costes que representa la tenencia de un animal, y destaca el gasto en alimentos y en veterinarios.

Este certificado es obligatorio. Recoge los compromisos a tener en cuenta antes de hacerse cargo de un animal, y se puede firmar tanto en un refugio como en un veterinario o en una tienda de animales de compañía.

Además, el país galo ha endurecido las sanciones en cuanto al maltrato animal. Por ejemplo, ahora a un maltratador le pueden caer tres años de cárcel y una multa de 45.000 euros por la muerte del animal. Incluso, en caso de condena, se le puede prohibir convivir con ningún otro animal.

La nueva norma con la que se han dotado los franceses para mitigar el sufrimiento de los animales de compañía va mucho más allá: a partir del 2024 la venta de perros y gatos estará prohibida en las tiendas de animales. Quedará reservada a la adopción en los refugios de las protectoras o a la compra en centros de cría debidamente registrados.
Aunque todavía queda mucho trabajo por hacer para que un animal deje de ser considerado un objeto, desde un punto de vista legal existe una clara tendencia hacia la equiparación de los animales como sujetos de derecho. Lo que nos aleja del antropocentrismo imperante, que, además de los animales, también amenaza a los ecosistemas.

En Andorra, nuestro Gobierno ha aprovechado la aprobación del proyecto de ley de modificación del Cos de Banders (guardas del medio natural) para instaurar una formación obligatoria que los propietarios de perros peligrosos deberán superar para acreditar sus capacidades para hacerse cargo de su animal.

Una diferencia entre ambas medidas, la andorrana y la francesa, es que la primera antepone la seguridad de las personas. En cambio, la segunda quiere proteger a los animales de la peligrosidad de algunos humanos.


Finalmente, en Francia el peso político de las protectoras de animales y de las asociaciones de caza está equilibrado. Aquí no . Una vez vistos los conflictos que aparecen en la prensa de forma regular, sería preferible buscar el mismo equilibrio francés, ya que los animales también son importantes. Y también que se hablara más, y a fondo, en el Consell General.

DR

Esta es la versión en castellano del articulo original en catalán publicado en el Diari d’Andorra