Sin miedo

Entramos en una época en que la ausencia de miedo será un indicador del buen funcionamiento de las sociedades. Una sociedad sin miedo es síntoma de que las instituciones hacen bien las cosas. Que la cosa funciona. Que la gente puede contar con un futuro próspero sin amenazas reales.

En todo caso, el miedo fue lo primero que se manifestó tras el estallido de la pandemia. A consecuencia del confinamiento, del paro, las dificultades de abastecimiento de alimentos así como de otros aprovisionamientos, el miedo estuvo presente en nuestras vidas diariamente. Al igual que la soledad, el aislamiento, el cambio de hábitos y la constante incertidumbre. Para combatir tanto miedo primero se apeló a la solidaridad, en forma de cánticos en el balcón, para, a reglón seguido, con afirmaciones generalizadas que de esta crisis saldríamos siendo mejores personas.

Alguien lo recuerda hoy? ¿Quién es capaz de cerrar los ojos y recordar aquellos días en que nuestras calles olían a bosque? O aquel silencio ensordecedor de los mediodías urbanos? Quien tiene presente, ahora, el aire respirable y limpio que recorría los bulevares de las grandes ciudades? Quien rememora la visión de animales salvajes caminando, sin miedo, por las calles de los humanos?

Pasando página, tal como se predijo, los mercados han hecho lo imposible para lavarnos el cerebro. Nos han convencido de que aquello fue un sueño, un espejismo, una utopía. En definitiva, que fue un error del sistema que nunca se debería haber producido. Porque mostró las vergüenzas del mundo que nos rodea. Fue una especie de striptease en el que, una vez cae la primera pieza de ropa, nada se para hasta el desnudo completo. Este dejó al descubierto una fisonomía social e institucional más bien insalubre. Una civilización enloquecida por el afán del beneficio a corto plazo.

Si no, como se explica el mercadeo de material sanitario de los primeros meses? O la paralización actual de las cadenas de distribución de materiales esenciales para la industria? Qué decir del sistema de financiación de las vacunas, en el que los costes fueron públicos y los beneficios son privados?

A pesar de que haya cosas que ya no se puedan remediar, siempre se estará a tiempo de rectificar. De tomar decisiones valientes para que las cosas esenciales, como las vacunas, salgan a precio de coste. A la postre, todo lo que es público, como la energía de nuestros hogares, las telecomunicaciones y las infraestructuras de movilidad, debería salirnos a precio de coste. Debemos ser capaces de imaginar y enderezar una sociedad donde lo que es imprescindible sea público y nos cueste cero. Sin miedo. Sin provecho.

DR

Esta es la versión en castellano del articulo original publicado en el Diari d’Andorra

El perill és el virus, no la vacuna

Sembla que ja li tenim el peu al coll, al virus de la Covid. El constant augment dels inscrits al registre per vacunar-se és una bona notícia. Cal convidar a fer-ho a tots aquells que encara tenen dubtes sobre si vacunar-se o no. Primer, s’han d’escoltar les seves pors, abans de carregar-se de raons per convèncer-los. Ara bé, sempre quedaran aquells als quals ni les evidències, ni les raons, ni les proves més empíriques els faran canviar d’opinió. Potser perquè als humans ens agrada donar-nos la raó. Sovint, quan ens hem format una opinió, preferim cercar incansablement aquella falla que ens reafirmi el que pensem per tal d’evitar canviar de parer. Per exemple, aferrar-se que la vacuna d’AstraZeneca implica 1 possibilitat entre 1,7 milions de tenir una trombosi. ¿Què són onze trombosis entre 17 milions de vacunats? Amb aquest ínfim percentatge els antivacunes ja en tenen prou per dir que la vacuna és un perill. En realitat el perill és el virus, no la vacuna. Amb ells no val la pena entrar en un debat mèdic. Però sí que es pot conversar sobre el que representen altres possibilitats de patir un accident en el transcurs de les nostres vides. Per exemple, que és igual de probable que t’afecti la caiguda d’un meteorit. Sobre aquests incidents, que també són rars, una investigació universitària estatunidenca del 2014 va concloure que la probabilitat de morir per l’impacte d’un meteorit, asteroide o cometa és d’1 entre 1,6 milions. Aquesta dada és comparable a altres probabilitats: 1 entre 90 de morir en un accident automobilístic, 1 entre 250 de morir en un incendi, 1 entre 300.000 que et fulmini un llamp o 1 entre 8 milions que et mati un tauró. Hi ha altres coses quotidianes que també tenen una probabilitat molt baixa. Per exemple, que et toqui la loteria nacional espanyola. En el sorteig setmanal la probabilitat és d’1 entre 600.000 i en la de Nadal d’1 entre 100.000. La de la Quiniela és d’1 entre 5 milions. No pas per això deixem de jugar als jocs d’atzar ni de passejar per la muntanya, esquiar o anar en cotxe amunt i avall. Com ens recorda el National Geographic, la por que sentim els humans a patir l’atac d’una ossa és més gran que el risc real de resultar ferits o de morir. Això fa riure molt, perquè en la vida real és més probable que et mati una abella que una ossa.